Entrevistas

Presbítero Juan Luis Casillas Martínez

Entrevista con el Presbítero Juan Luis Casillas Martínez

El Presbítero Juan Luis Casillas Martínez nos platica un poco acerca de los retos de la Iglesia en nuestro México a través del Proyecto Caras de México.

¿Qué es México para usted?
México es un país en crecimiento. Es un pueblo que se mantiene en pie a pesar de las dificultades y de los obstáculos.

¿Qué es lo que dice cuando habla de México?
He tenido la oportunidad de hablar de mi país en el extranjero. Yo estudié tres años en Roma, Italia y constantemente estoy en contacto con algunos compañeros de la universidad: Sacerdotes de Europa, de Asia y de África, y me gusta presumir a mi país. A veces caigo en la tentación de exagerarlo un poco. Presumo su variada belleza natural, muy digna de admirarse y de conocerse; presumo que tiene gente muy agradable, muy amable, muy hospitalaria y que tiene una cultura muy sólida. Pero, sobre todo, presumo también que es un pueblo religioso.

¿Qué es lo que más extrañaba de México estando en el extranjero?
La cultura y la amabilidad de la gente. Como estudiante y como sacerdote, tuve la oportunidad de palpar de cerca la realidad al estar en contacto con varias personas y comunidades. En Roma, como lugar turístico, el trato no es tan cordial; por ello extrañaba la calidez de los mexicanos y su trato amable. Aunque también extrañaba los platillos mexicanos.

Comparado con Italia, ¿qué es lo mejor y lo peor de México?
Yo admiro mucho que México siga de pie a pesar de todo lo que ha sufrido. Su gente sencilla lucha y trabaja por salir adelante y por construir un mejor futuro para las nuevas generaciones.

Lo que más vergüenza me da es que estructuralmente hay mucha corrupción. Hay ciertas estructuras sociales que no permiten que el pueblo crezca parejo.

¿Cuál es el reto más grande para la Iglesia en México?
Que los católicos sean coherentes con su fe. Por desgracia, la fe se quiere reducir a la esfera privada. Hay muchos fieles que acuden a misa los Domingos pero que no permiten que el evangelio se haga realidad en su vida cotidiana. Jesús nos propone un proyecto de vida muy claro, con retos y lineamientos a seguir y que tiene implicaciones en la vida cotidiana y en la vida social. Es un reto que la vida del católico incida en la sociedad y la transforme.

Ya es tiempo que la fe no sólo se reduzca a cumplir ritos. Es urgente que la fe tenga consecuencias en la vida diaria.

Los Evangelios nos presentan a un Jesús que luchó por transformar la vida de las personas con las cuales se encontraba: Juzgaba la hipocresía de las autoridades, restauraba la dignidad de las personas y criticaba la injusticia. El católico de hoy ha de inspirarse en Jesús: Ha de denunciar la hipocresía, las injusticias y no ha de permitir que se atropelle la dignidad de nadie. Eso es permitir que la fe se haga vida.

¿Qué es lo que nos hace falta entender/cambiar como mexicanos?
El ser solidarios. En nuestra sociedad aún impera mucho el egoísmo. Nos preocupamos únicamente por nosotros mismos y por nuestras familias, pero nos olvidamos del vecino.

¿Qué es aquello que capta/refleja la identidad mexicana?
El afán por crecer. Esa es una de las principales características que desde mi punto de vista identifica a los mexicanos. Luchar por tener un estilo de vida más digno.

¿Qué es lo que cree que hemos aprendido en la historia reciente?
México tiene que aprender que es necesario enfrentar con fuerza a todos los lastres de la sociedad. En la historia reciente ha sido muy criticada la así llamada“guerra contra el narcotráfico”. Quizá la estrategia usada no fue la más atinada, pero creo que es necesario enfrentarse a los grandes problemas de la nación y no pactar con ellos. No se puede negociar con el narcotráfico porque atenta contra la dignidad de la persona, contra la paz de los pueblos y contra la vida misma.

La sensibilidad que hemos visto en distintos grupos que se han manifestado ante la corrupción, ante la falta de compromiso de ciertos políticos y ante las víctimas del narco, pueden lograr cosas muy positivas y han de sensibilizar y comprometer a la nación entera para que salga de la indiferencia.

¿Cuál es el reto más grande para México como país?
La corrupción y la violencia. La violencia genera más violencia, miedo e inseguridad. Y mientras la corrupción exista, será muy difícil erradicar otros problemas sociales.

¿Qué es lo que más lo enorgullece de ser mexicano?
El mexicano disfruta la vida a pesar de todo. Eso me enorgullece. Sin embargo, lo que más me enorgullece como católico es la Virgen de Guadalupe. Ella es un signo palpable de que Dios acompaña al pueblo mexicano.

En una palabra describa México:
Esperanza

Su platillo típico mexicano favorito:
Pozole blanco con carne de pollo y cerdo. Sin la cabeza del maíz, con repollo y mucho picante.

Entrevista realizada al Presbítero Juan Luis Casillas Martínez para Caras de México. Para leer más entrevistas analizando la identidad mexicana, haz clic aquí.